en SUGERENCIAS ALPINAS

MONTE EREÑOZAR

ASCENSION AL MONTE EREÑOZAR.  Macizo de Illuntzar (Bizkaia)

ICONO MAGICO DE LA COMARCA

448 mts

” El monte Ereñozar tiene ese halo de fascinación que solo encierra lo misterioso”

No creo que sea una montaña que pase desapercibida. Es como un iman, como lo ha sido para los pobladores de la zona a lo largo de los siglos. Estos han mostrado desde siempre gran devoción por el lugar. El monte Ereñozar tiene ese halo de fascinación que solo encierra lo misterioso.

Algo noté cuando visitaba el cercano bosque pintado de Oma y que también debieron sentir algunas de las almas que se propusieron  por vez primera subir a su cumbre,  fascinados por la llamada de esta pequeña altura. Esa atracción llevo algunos miles de años después a edificar una ermita y venerar con gran devoción la imagen del Arcángel San Miguel. De lo alto de su cumbre, junto a un abismo que cae a pico entre peñascos, maleza y encinas sobre la empinada ladera de Santimamiñe brotan historias y leyendas desde el pasado, repitiéndose el bucle magnético que siempre a mostrado el lugar. Su forma piramidal, tupida de un frondoso bosque de encinas lo convierte en un icono mágico de la comarca, punto privilegiado que domina la ria de Gernika.

Varias leyendas aderezan la historia  del monte, desde el tesoro escondido en su cumbre, a las propiedades milagrosas de las aguas que caen por el tejado de la ermita, sobre las afecciones de la piel. Como no podía ser de otro modo  las historias de contenido religioso son el tema favorito de este magnifico punto de culto a la imagen de San Miguel pisando al demonio. La leyenda estrella es la protagonizada por el Arcángel San Miguel y el mismo diablo. En una ocasión  el demonio se escapo en persecución de una joven que perturbo el silencio del templo golpeando la ventana. El Arcángel dando tres saltos atrapo al diablo devolviéndolo donde nunca debió salir. Fruto de los tres saltos, tres huellas quedaron en la cima como muestra de su poder sobrenatural. También según la leyenda y como en otros lugares divinos se recomienda la visita de al menos tres veces en la vida, si no queremos ir luego de difuntos. Dadas  las características de la montaña, no importará mucho repetirla, tanto en esta vida como en la otra, el caso es disfrutar. Este trasiego de muertos es lo que provoca, el constante aire que por las noches azota la montaña con gran virulencia, siempre según la leyenda.

Aunque cerca de un gran punto muy visitado y masificado por miles de turista que visitan las cuevas de Santimamiñe y el bosque pintado de Oma, el perderse en el monte y sus vericuetos proporcionan un gozo y una paz donde la tranquilidad y el silencio se pueden coger.

DESCRIPCION DEL RECORRIDO

La ascensión se podría resumir en el dicho de lo bueno breve, dos veces bueno. La excursión desde Santimamiñe es corta pero dura, rápida y dinámica pero incomoda. Un túnel de vegetación en algunos momentos nos dificultara la ascensión mientras ganamos desnivel a pasos agigantados entre espolones de roca que la maleza apenas deja entrever. Aun así  es un ascenso de cinco estrellas, muy recomendable si lo que uno quiere es no hastiarse de aburridas pista o senderos insulsos, como se presenta en la ruta de la cara opuesta de la montaña, partiendo desde el pueblo de Ereño.

La subida comienza en el aparcamiento habilitado para los visitantes a las cuevas de santimamiñe. Un sendero de piedra asciende hacia la ermita de San Mames, tras está, un pequeño sendero entre la espesura y que no abandonaremos hasta llegar a la cumbre nos dibuja el único paso coherente hacia lo alto en una ladera donde no queda un metro cuadrado sin vegetación. No tiene perdida, unas flechas rojas marcaran nuestra dirección esbozadas sobre las rocas florecientes entre la densa maleza que nos encontraremos en el trayecto que nos separa de la ermita. Ya en la cumbre solo nos queda tomar oxigeno, admirar el paisaje, rodear la ermita y pensar en bajar.

La ascensión al monte Ereñozar desde las cuevas de Santimamiñe se nos presenta como un prueba de obstáculos que no nos abandonara en todo el itinerario hasta lo alto del monte. Arriba la ermita de San Miguel dará por finalizada nuestra excursión, el descenso sera otra historia.

IMAGENES